CASTILLO DE ZORITA

El castillo de Zorita fue en su momento una especie de lugar de recreo de la princesa de Éboli. Su estado ruinoso apenas llama la atención de los modernos automovilistas que pasan a su pie, descubriendo sólo un montón de muros y torreones sin forma.

A pocos kilómetros de la villa de Pastrana se encuentra el antiguo castillo de Zorita de los Canes. Los orígenes de esta fortaleza se remontan a la época medieval en tiempo de la lucha con los moros, en el siglo X.
Tras pasar de mano en mano durante siglos, en el año 1565 fue comprado por Ruy Gómez de Silva. Junto a la princesa de Éboli, ambos esposos realizaron reformas en el castillo para poder habitarlo. Hasta allí gustaba ir doña Ana descendiendo río abajo el Arlés para contemplar desde la gran terraza que se abre en la cima del torreón sur del castillo, las ruinas de lo que se ha venido a identificar con la población visigótica de Recópolis, la cual se encuentra a muy poca distancia del lugar, muy cerca de la ermita de la Virgen de la Oliva. Antonio Herrera, cronista de Guadalajara, nos recuerda que la Princesa era muy devota de la Virgen del Soterraño que se adoraba en la diminuta cripta que se abre bajo la iglesia del castillo. En la actualidad se encuentra totalmente en ruinas, habiendo perdido cualquier recuerdo del paso de la Princesa.

© Nacho Ares 2004