RUTA POR EL MADRID DE LA CONJURA
DE EL ESCORIAL

El 5 de septiembre de 2008 se estrena la película La Conjura de El Escorial, un thriller histórico en el que la protagonista indiscutible es la princesa de Éboli. En esta página web hemos dado buena cuenta de los diferentes momentos del rodaje a través del enlace oficial de la película alojado en esta misma web.
Aquí vamos a proponer para todos aquellos que quieran ir adelantándose a lo que se verá en la película, una ruta por los enclaves de Madrid que de alguna forma u otra aparecen en la cinta de Antonio del Real. Lógicamente aquí nos referiremos a los emplazamientos históricos que, por desgracia, salvo sonadas excepciones como El Escorial, no aparecen en la película ya que muchos de ellos se han visto transformados de forma irremediable con el paso del tiempo, siendo necesario para el rodaje cinematográfico recurrir a otros entornos similares (Toledo, Jaén, etcétera).

PALACIO DE LA PRINCESA DE ÉBOLI EN MADRID

El monumento más emblemático, aunque de él no queda nada, es el antiguo palacio de los duques de Pastrana, casa de la princesa de Éboli (Julia Ormond), que fue destruido a principios del siglo XX para construir el ensanche de la calle Bailén. Se encontraba justo detrás de la antigua iglesia de la Almudena, en la esquina de las modernas calles de Bailén y Mayor. En la imagen de la izquierda lo vemos enmarcado por una línea verde en una reproducción del mapa de Teixeira de 1656.
El antiguo palacio hoy lo ocupan los jardines que se levantan justo detrás del palacio de Abrantes, sede del Instituto de Cultura Italiano, cuya fachada da a la calle Mayor. Pincha aquí para más información.

 

 

LA CASA DE LOS LEONES DE JUAN DE ESCOBEDO

Esta residencia le fue comprada por Juan de Escobedo (Joaquim de Almeida) a la princesa de Éboli. Ambos eran grandes amigos desde hacía años debido a la fidelidad con que Escobedo trataba a Ruy Gómez de Silva, esposo de doña Ana de Mendoza. La casa de los Leones, casa del duque de Medina de Rioseco, se encontraba junto al palacio de la princesa de Éboli, justo por donde hoy pasa el túnel de la calle Bailén. En esta acuarela de 1855, del artista francés Alfred Guesdon, la vemos en su antiguo aspecto (bordeada de una línea verde) a la izquierda de la casa de los príncipes de Éboli (en amarillo). El nombre de los Leones le venía seguramente de alguna representación animalística en la fachada del edificio.

 

ANTIGUA IGLESIA DE LA ALMUDENA

Esta antigua mezquita transformada en iglesia cristiana en algún momento del siglo XII o XIII era la sede de la famosa imagen de la Virgen de la Almudena, la Virgen de la Muralla, en árabe, aparecida precisamente en una hornacina de esta muralla no lejos de aquí, siguiendo una antigua leyenda local. La iglesia fue derribada en 1868 y hasta esa época, a pesar de su modesto tamaño, siempre fue el centro religioso emblemático de la ciudad de Madrid. Contaba con tres naves y en el altar un camarín para la imagen de la Virgen. En la actualidad, la calle del Camarín de la Almudena es una pequeña abertura peatonal que lleva desde la calle Mayor hasta Bailén. Las últimas excavaciones arqueológicas dejaron a la vista la cabecera de la iglesia. Hoy día se puede ver el lugar cubierto por un cristal.

 

 

LUGAR DE LA MUERTE DE ESCOBEDO

En la misma calle del Camarín de la Almudena hay una placa en donde se recoge que aquí fue donde el 31 de marzo de 1578 Juan de Escobedo, el secretario de don Juan de Austria, encontró la muerte. Los testimonios de la época así lo señalan; un lugar junto a la iglesia de la Almudena, frente al palacio de la princesa de Éboli y muy cerca de la casa de los Leones, la del propio Escobedo. El asesinato se produjo por medio del asalto de seis individuos uno de los cuales, Insausti (Pablo Puyol), le atravesó el corazón. Se trataba de la culminación de un complicado asesinato de Estado mandado llevar a cabo por Felipe II siguiendo los consejos de Antonio Pérez. Escobedo volvía esa noche a su casa de visitar a su amante cuando fue asesinado. Para más información pincha aquí.

 

PALACIO REAL, ANTIGUO ALCÁZAR DE LOS AUSTRIAS

La noche de Navidad de 1734 ardió el antiguo Alcázar de los Austrias de Madrid. Este edificio había sido la sede de los Austrias desde que se asentó la corte con Felipe II (Juanjo Puigcorbé) en Madrid en el año 1561 de forma oficial. Solamente quedan de él los planos en los que es sencillo, hasta cierto punto, intentar reconstruir cómo era la vida en el interior del palacio. El Museo de los Orígenes (antiguo Museo de San Isidro, en la plaza de San Andrés de Madrid), cuenta con varias salas en donde podemos descubrir cómo era este lugar hoy desaparecido. Sobre su antigua localización Carlos III finalizó a mediados del siglo XVIII el Palacio Real de los Borbones que hoy todavía sigue en pie.

 

PALACIO DE UCEDA, ANTIGUA RESIDENCIA DE DON JUAN DE AUSTRIA

Al final de la calle Bailén se encuentra el moderno edificio del Consejo de Estado o Capitanía General. Se trata del palacio de los duques de Uceda, palacio construido sobre las antiguas casas de los Porres y Vozmediano, en donde residió don Juan de Austria (Javier Mejía).
El actual edificio se finalizó en 1685. La familia de los Vozmediano era una de las más importantes de Madrid. La esposa de Antonio Pérez pertenecía precisamente a esta noble familia, Juana Coello Vozmediano. Durante el siglo XVI aquí vivió don Juan de Austria, manteniendo con ello una gran cercanía con la princesa de Éboli, justificando así la amistad que los unía; amistad que nada tiene que ver con los amoríos que se han querido ver entre los dos personajes.

 

LA CASA DE PUÑONROSTRO DE ANTONIO PÉREZ EN LA PLAZA DEL CORDÓN

La llamada casa de Puñonrostro se levantaba en lo que hoy es la plaza del Cordón, detrás de la plaza de la Villa, a unos metros de la iglesia de San Miguel. Una placa sobre la puerta de la vivienda nos recuerda que en este lugar estuvo la residencia principal de Antonio Pérez (Jason Isaacs) y que aquí fue hecho prisionero por orden de Felipe II en 1579: "En este lugar estuvieron las casas del Cordón donde el secretario de Felipe II Antonio Pérez vivió desde 1575 y sufrió cautiverio hasta su fuga en 1585". La calle colindante a lo que serían las casas del Cordón hoy recibe el nombre de calle de Puñonrostro.
Antonio Pérez era amigo del conde de Puñonrostro, Arias Dávila. La casa original se derruyó a mediados del siglo XIX por su estado ruinoso. La historia de esta vivienda de Antonio Pérez queda totalmente ligada a la cercana iglesia de San Justo.


LA IGLESIA DE SAN JUSTO, HOY BASÍLICA DE SAN MIGUEL

Una antigua plazuela, en realidad el cementerio de la iglesia, se abría a la derecha de la casa del Cordón. En su extremo se levantaba la antigua iglesia de San Justo, una construcción románica del siglo XII con torre mudéjar. En el año 1668 se decidió acondicionar el espacio del cementerio y, aprovechando su espacio, se derribó la antigua iglesia románica para construir la espaciosa iglesia que hoy podemos ver, la basílica de San Miguel.
La iglesia de San Justo es conocida porque, al parecer, tenía una conexión con la cercana casa de los condes de Puñonrostro, residencia de Antonio Pérez. Los testimonios de la época señalan que el secretario de Felipe II, para huir de la justicia, se introdujo en la iglesia acogiéndose a sagrado en 1585. Existía un pasadizo que unía la casa con la iglesia. Pero no le valió de nada ya que entraron en el templo los alguaciles y se lo llevaron de su escondite en uno de los desvanes de la iglesia.

 

 

 

LA PRISIÓN DE ANTONIO PÉREZ EN LA CASA DE CISNEROS

Construida en 1537 por Benito Jiménez de Cisneros, sobrino-nieto del Cardenal. Su fachada principal da a la calle Sacramento. En este edificio fue muy restaurado y acondicionado en 1910, para darle funcionalidad a la Casa de la Villa del Ayuntamiento de Madrid. En ella estuvo preso Antonio Pérez.
Aquí entró detenido Pérez en 1589, ocupando las antiguas habitaciones del duque de Medinaceli. Tras una temporada de cierta libertad (recibía visitas a través de unas puertas no vigiladas), el antiguo secretario acabó llevando grilletes. Recibió la visita del juez Rodrigo Vázquez de Arce, como encargado de su proceso criminal. Vázquez de Arce le leyó la sentencia del mismo: culpable del asesinato de Escobedo. Él lo niega. Pagando una fianza, Pérez permaneció en prisión en la misma casa pero sin grilletes. La situación, lejos de acabar se complicó, sometiéndole a tormento en 1590. Tras arreglarlo todo, el 19 de marzo de ese año, Miércoles Santo, Antonio Pérez logra escaparse de la casa ayudado por su esposa, doña Juana Coello (Rosana Pastor), y huir hacia a Aragón.

 

LA ANTIGUA CASILLA DE ANTONIO PÉREZ

En la actual calle de Santa Isabel, muy cerca de lo que hoy es el Museo de Arte Contemporáneo Reina Sofía, estaba la llamada "Casilla" de Antonio Pérez, una casa de campo en la que residía de vez en cuando el insigne secretario de Felipe II. En ella, el secretario preparó alguno de los envenenamientos fallidos contra Escobedo, en los que participaron varios de sus hombres fieles como Enríquez (Antonio Campos).
Al igual que ha sucedido con las casas de la plaza del Cordón, de la Casilla no se conserva resto alguno, salvo algún patio muy reformado que hoy queda oculto al estar dentro del colegio Nuestra Señora de la Asunción, fundado en 1610 por la reina Margarita de Austria, esposa de Felipe IV.

 

 

LA PLAZA MAYOR, LUGAR DE AJUSTICIAMIENTO DE LA MORISCA

Aunque la traza de la plaza Mayor en la actualidad es del siglo XVII, su ubicación, significado y funcionalidad fue la misma durante el reinado de Felipe II a lo largo del siglo XVI. Emblema de los Austrias de Madrid por antonomasia, de ahí la escultura ecuestre, por ejemplo, de Felipe III en el centro de la misma, en ella se celebraron autos de fe, corridas de toros y ajusticiamientos públicos. Es el caso del ahorcamiento que sufrió la esclava morisca de Juan de Escobedo, llamada en la película Damiana (Blanca Jara), acusada de envenenar a su señor. La historia nos dice que fue seguramente sometida a tormento y que así reconoció la autoría de los hechos aunque su intención no fuera asesinar a Escobedo sino a su esposa, doña Constanza de Castañeda, quien días antes la había pegado.

 

EL ESCORIAL

Fuera del entorno de la capital, a 43 kilómetros, el Monasterio de San Lorenzo de El Escorial es, sin lugar a dudas, el centro neurálgico de la historia que se cuenta en La Conjura de El Escorial. Comenzó a construirse en 1563 y su finalización es muy posterior a la de los hechos que se nos cuentan en la película y la muerte de Escobedo, 1586. En él podemos ver un monasterio de la orden de los Jerónimos, una gran iglesia basilical, un colegio, una extensa biblioteca, un palacio real y el panteón de los Reyes de España. En muchos de estos lugares se han rodado escenas de la película tomando como fondo el protagonismo histórico que se dio en este lugar al ser empelado como residencia de descanso por Felipe II. Allí se conserva la habitación y la cama en la que murió el monarca en 1598.

© Nacho Ares 2007