Ensayos

Las referencias a la princesa de Éboli en obras dedicadas al reinado de Felipe II son, como es de esperar, innumerables. Lo que es sorprendente es la escasez de ensayos biográficos centrados en estudiar su figura. En este apartado sólo presento los más destacados, mencionando únicamente las monografías dedicadas en su totalidad a la Princesa o las monografías históricas que aportan una visión más completa de su vida aunque ella no sea el tema principal de la obra.

Manuel Fernández Álvarez, La princesa de Éboli, Espasa, Madrid 2009, 320 páginas.
Es la obra sobre doña Ana publicada más recientemente. Como todos los trabajos del académico don Manuel Fernández Álvarez, el libro está repleto de cartas y documentos originales perfectamente comentados. No obstante, he de decir que en líneas generales el libro me ha decepcionado. Lo razono. La visión que da don Manuel es cierto que es diferente a la que han dado otros autores, quienes hablaban en cierto modo de una mujer ligera de cascos. El académico rompe una lanza a favor de doña Ana y la libera de muchos de esos traumas históricos que han pesado sobre ella como un verdadero lastre con el paso de los siglos. En este nuevo libro, y eso se agradece, se revisa la antigua documentación para dar de doña Ana una idea más real, es decir, una excelente madre, en ciertos momentos algo alocada, pero nada de ese aspecto frívolo que se ha querido ver en muchas ocasiones. Sin embargo, a pesar de ser de 2009, Fernández Álvarez trabaja con documentación de hace cinco décadas. Las únicas fuentes que menciona son Muro, Marañón, la CODOIN, el archivo de Simancas, etc. Desconoce los trabajos de Travor Dadson, Helen H. Reed, Aurelio García López, James Boyden, Erica Spivakowsky y, aunque suene a pedante (lo siento) los míos propios (Nacho Ares), a quienes no menciona en la bibliografía ni en el texto.
El libro no está mal. En absoluto. No tiene un solo error, todo lo contrario, es una perfecta visión de la época. Pero sí carece de algunos datos descubiertos recientemente que podrían aportar un nuevo perfil biográfico de doña Ana.
Pasa por encima por el problema del parche, desconociendo absolutamente las últimas investigaciones, si bien es cierto que todas ellas son meras especulaciones sin prueba alguna. El cuadro de portada lo sigue atribuyendo a Alonso Sánchez Coello cuando esto ya nadie lo afirma (esto bien puede ser problema de la editorial Espasa encargada de hacer acopio de las fotos, como la de la partida bautismal que han tomado de esta web). Sigue creyendo en la leyenda urbana de que la princesa al llegar a Pastrana no salió del palacio en más de una década, desconociendo así las brillantes investigaciones de Helen H. Reed y de Aurelio García López, quienes han demostrado que la Princesa vivió en el monasterio de San José al menos hasta mediados de la década de 1580.
Aaayyy, don Manuel, con el cariño que yo le tengo, ¿cómo me hace esto a la Princesa? A pesar de todo, es un libro muy recomendable, lleno de anécdotas y de vida en sí mismo, que convierte su lectura en algo muy recomendable si queremos tener una idea generalizada del personaje histórico y su época.

 

Esther Alegre Carvajal, La Villa ducal de Pastrana, Aache, Guadalajara 2003, 264 páginas.
Este libro es quizá el único que relata de manera más minuciosa la vida de doña Ana de Mendoza y de la Cerda, princesa de Éboli, en su entorno natural más cercano desde el punto de vista afectivo, la villa ducal de Pastrana.
Esther Alegre, profesora de Historia del Arte de la UNED, es una perfecta conocedora de su figura, no en vano es pastranera de pro, lo que le ha llevado a publicar otros trabajos sobre la princesa con el mismo rigor. Sin embargo, es éste el que más destaca de entre todos ellos, no solamente por su contenido sino por la magnífica presentación con que cuenta. Editado a todo color y con unas fotos espectacualres de los monumentos de la villa ducal, resulta muy fácil seguir los pasos de la vida de nuestra protaginista en su propio marco.

 

 

Gaspar Muro, Vida de la princesa de Éboli, Librería Mariano Murillo, Madrid 1877, 560 páginas con grabados y facsímiles de cartas.
La mejor obra que se ha publicado hasta la fecha sobre la princesa de Éboli es, sin ningún género de dudas, el trabajo de Gaspar Muro que vio la luz en 1877. Bien es cierto que cuenta con algunas interpretaciones históricas que perfectamente podrían ser revisadas en la actualidad. Sin embargo, la cantidad de información que se desprende de las notas a pie de página y, sobre todo, de los apéndices en los que se incluye prácticamente toda la correspondencia íntegra conservada hasta la fecha de doña Ana de Mendoza, la convierten en una obra inigualable.
No es sencillo hacerse en la actualidad con un ejemplar de la edición original. Tuve la suerte de hacerme con uno curiosamente firmado por el propio Muro y dedicado en mayo de 1877 al Marqués de Pidal, en cuyas manos estaba por entonces parte de la correspondencia de la Princesa.
Se reeditó en el año 1974 dentro del Círculo de Amigos de la Historia, aunque es igualmente difícil encontrar esta nueva edición. Lo malo de ésta es que carece de gran parte de los apéndices de la edición original (la correspondencia y documentación de la época que forman un volumen de páginas mayor de lo que es el libro original en sí mismo) lo que convierte a esta reedición en un libro muy pobre. Solamente se publicaron alguns cartas autógrafas de la Princesa, su testamento, etc. Precisamente, si por algo es valioso el trabajo de Gaspar Muro es, además de su desarrollo histórico, por haber podido aglutinar toda la valiosísima documentación de los apéndices.
En la sección Aportaciones de esta página web he colgado un PDF con el libro completo de Gapar Muro en su edición de 1877.

José García Mercadal, La princesa de Éboli, Barcelona 1959, 128 páginas.
Publicado originalmente en 1943, después de la de Gaspar Muro es quizás la obra más completa. Difícil de conseguir, aunque no imposible, La princesa de Éboli, publicada con el número 41 dentro de la colección "Quién fue..." añade detalles a otras obras sobre la Princesa que la convierten en una de las referencias imprescindibles sobre su vida.
Dentro descubrimos algunos fragmentos de correspondecia y documentos históricos que enriquecen la visión de doña Ana. No obstante, no hay que olvidar el momento en el que fue publicado. Es curioso encontrar en su interior la segura zarpa de la censura reinterpretando pasajes de la vida de la Princesa.
La editorial Iberia reeditó este librito en el año 1992. Desde mi punto de vista es la última gran biografía que se ha publicado de doña Ana de Mendoza, siguiendo un poco la estela del libro de Muro.
Como sucede siempre con las reinterpretaciones artísticas del retrato más conocido de la Princesa, cualquier parecido del que aparece en la portada de este libro —obra de J. Coll— con el original, es pura coincidencia. El escritor y periodista maño José García Mercadal también publicó en esta misma colección una monografía dedicada a la vida de Antonio Pérez (Antonio Pérez, secretario de Felipe II, una vida borrascosa, Madrid 1958), que reseño un poc más abajo.

Nacho Ares, Éboli. Secretos de la vida de Ana de Mendoza, Madrid 2006, 278 páginas. Hasta aparecer el libro de don Manuel Fernández Álvarez en 2009, mi propia biografía de la princesa doña Ana era el trabajo más reciente. Para saber más sobre el libro Éboli. Secretos de la vida de doña Ana de Mendoza, no hay más que pinchar en este enlace o en la propia foto de la cubierta del libro. En resumen, presenta una visión moderna y bastante completa de toda la documentación sacada a la luz en las tres últimas décadas. Además hago hincapié en aspectos en ocasiones considerados tabú, como las cuestiones que hay detrás de su problema en el ojo derecho, la leyenda de su encierro cruel en su palacio de Pastrana, o la no menos conocida leyenda urbana de su carácter frívolo y ligero.

 

Gregorio Marañón, Antonio Pérez: el hombre, el drama, la época, Espasa Calpe, Madrid 2002, 1.112 páginas.
Si bien no es una obra dedicada a doña Ana de Mendoza, contiene numerosas referencias a su vida con el inigualable tono y pluma que solamente Marañón sabía dar a sus obras históricas.
Son varios los apartados dedicados por completo a la princesa en donde descubriremos una nueva visión de la princesa, revisada con destreza por este genial médico e historiador. Desde mi punto de vista, una de las más recomendables.
Fue publicada por primera vez hace más de cinco décadas (1951) aunque su éxito ha hecho que casi de forma continua sea reeditada, antiguamente en dos partes hoy en un grueso volumen de tapa dura. Los comentarios sobre el misterio que rodea a la posible falta de visión en el ojo derecho de la princesa o el estudio tipológico del retrato erróneamente atribuido a Alonso Sánchez Coello son de lo mejor de toda la obra.
Por desgracia, las ediciones modernas de este trabajo carecen de la excelente documentación gráfica que aportaban los dos antiguos volúmenes. Por ello, y aunque el valor del texto no desmerece la edición, sí que es cierto que queda un poco descafeinada. Siempre que sea posible, es mejor hacerse con una de las ediciones originales en dos volúmenes y con ilustraciones.

VV. AA., La Princesa de Éboli y Pastrana, Ayuntamiento de Pastrana, Caja de Guadalajara y Diputación Provincial de Guadalajara, Guadalajara 1994, 144 paginas.
El ayuntamiento de Pastrana publicó con motivo del cuarto centenario de la muerte de la Princesa un librito titulado La princesa de Éboli y Pastrana. En él siete autores ponían todo lo mejor de sí para dar una visión certera de la Ana de Mendoza histórica, lejos de leyendas románticas y mitos sin sustento real. Realmente, puede considerarse a este libro una especie de "actas" de las conferencias dadas con motivo del mencionado centenario gracias a la labor de la Institución de Cultura Marqués de Santillana, dependiente de la Excelentísima Diputación de la Provincia de Guadalajara.
En la actualidad, La princesa de Éboli y Pastrana es una verdadera rareza de bibliófilo. Cuento con un ejemplar gracias a la amabilidad de Antonio Herrera Casado, Cronista de la Provincia de Guadalajara, quien también colabora en el libro. Una verdadera obra de referencia con información muy actualizada sobre su figura y época.

 

Manuel Santaolalla Llamas, La Princesa de Éboli, Edición de autor, Guadalajara 1995, 150 paginas.
Esta rareza de la princesa de Éboli está escrita por una de las personas que con el tiempo más supo de la vida de doña Ana. Pastranero de pro, don Manuel Santaolalla nos ha legado una obra magnífica en la que podemos encontrar toda clase de datos curiosos y fotografías espléndidas de esta localidad hace décadas.

 

 

Antonio Herrera Casado, La princesa de Éboli, Aache Ediciones, Guadalajara 2000, 96 páginas.
En una obra de fácil adquisición y de precio económico es posible hacernos con una visión genérica de la figura de doña Ana, los lugares que habitó y los que le rodearon. Se trata de una magnífica obra de referencia para todo aquel que se acerca por primera vez a la figura de la Princesa.
Gracias a sus numerosos gráficos, tablas y mapas la han convertido en la mejor guía para conocer a nuestro personaje y seguir sus pistas por Pastrana o la Alcarria en donde es muy sencillo encontrar el libro en cualquier librería o tienda de recuerdos de la villa.

 

 

Alfredo Villaverde Gil, Las razones del rey, Gelco Letras, Guadalajara 1998, 208 páginas.
Con motivo del IV centenario de la muerte de Felipe II apareció este libro en el que se presenta, junto a diferentes estudios históricos, una obra de teatro. Ésta recoge en una recreación de cuentacuentos nacida de la tradición más popular de los ciegos de finales del XVI, la historia de amor entre la Princesa y Antonio Pérez, así como las razones que llevaron al rey a meter en prisión a los dos protagonistas.
Hay que decir, por ejemplo, que la parte de estos estudios dedicada a la Princesa y escrita por Antonio Herrera Casado tiene las mismas páginas que la obra La princesa de Éboli, anteriormente reseñada. Son, sin embargo, más curiosos los estudios sobre la moda de la época que aquí encontramos, la literatura de este período o la arquitectura de San Lorenzo de El Escorial, lo que convierten este libro en un gran ensayo sobre la Princesa. No obstante, no hay que olvidar que se trata de una obra de teatro, muy interesante, por cierto, y de lectura rápida y amena.

 

E. Infante, La princesa de Éboli, Enciclopedia Pulga nº 498, Madrid 1959, 64 páginas.
En la sección de biografías de la Enciclopedia Pulga (7,5 x 10,5 cm) apareció en 1959 este librito, difícil de conseguir hoy aunque con paciencia todo llega, en el que se cuenta lo más granado de la biografía de doña Ana de Mendoza. Lógicamente, hay errores de bulto en el interior, pero es interesante y toda una joya para cualquier ebolimaniaco. En sus primeras páginas se cuenta la razón de la pérdida del ojo relacionándola con un accidente que sufrió con 14 años, tras su boda con Ruy Gómez, pero no en una lucha con florete con un paje sino al clavarse en el ojo las varas de una carretilla en una disputa infantil, eso sí, con uno de sus pajes.

 

 

En la obra Power and Gender in Renaissance Spain, (University of Illinois Press (2003), editada por Helen Nader, profesora de Historia de la Universidad de Arizona y autora de numerosos trabajos sobre España y el siglo XVI, la también historiadora Helen Reed escribe el capítulo: "Mother Love in the Renaissance: The Princess of Eboli's Letters to Her Favorite Son", entre las páginas 152 y 176. En su totalidad cuenta con 224 páginas, cinco fotografías y seis dibujos en línea.
El libro se publicó bajo los auspicios de un programa de cooperación entre el Ministerio de Cultura español y las universidades americanas.

 

 

 

Giuseppe Barra y Antonella Cestaro, La Principessa di Eboli. Eboli e Pastrana nel 1500, Eboli, 2002, 150 páginas.
Tras el hermanamiento de la localidad alcarreña de Pastrana con la ciudad italiana de Eboli en 1999, Il Saggio. Centro Culturale Studi Storici de Eboli sacó a la luz este libro escrito en italiano en donde se da un repaso rápido a la vida de doña Ana de Mendoza y los personajes más destacados que la rodearon. Al mismo tiempo podemos ver en él la historia de la ciudad de Eboli a lo largo del siglo XVI, que no tuvo ninguna relación la la Princesa, sólo el nombre, pero que satisfará la curiosidad de muchos que se preguntan sobre el curioso origen del principado de los duques de Pastrana.

Otros trabajos de interés que también quiero reseñar aquí aunque directamente no estés dedicados a la princesa de Éboli, son los siguientes:

Vicenta Mª Márquez de la Plata y Ferrándiz, Mujeres de acción en el Siglo de Oro, Castalia, Madrid 2006, 384 páginas.
El Siglo de Oro español cuenta con mujeres realmente fascinantes. Este libro de Vicenta Mª Márquez de la Plata nos habla de Catalina Erauso, la Monja Alférez; Isabel Barreto de Mendaña, una mujer de la mar; Margarita de Parma e Isabel Clara Eugenia, Ana de Austria y nuestra Princesa de Éboli. Con el nombre de Juana de Silva, el capítulo recoge una pequeña biografía de poco más de 50 páginas en donde redunda en aspectos un tanto anticuados de doña Ana, más sumidos en la leyenda que en la historicidad documental.

Por su trascendencia en lo que respecta a la historia de los últimos años de la princesa de Éboli hay que destacar el Proceso criminal que se fulminó contra Antonio Pérez. Se trata de una transcripción de la edición original de don Antonio Espinosa recogida en el año 1788.
No es lo mejor, pero al menos cuenta con toda la documentación necesaria para recoger los testimonios que sobre la muerte de Escobedo se dieron al Juez Rodrigo Vázquez de Arce. Precisamente, en muchos de ellos los testigos hacen mención a las aventuras de la princesa de Éboli. Esta edición está publicada en Madrid en el año 2000 y se trata de un obsequio que entregaba a sus clientes la mítica tienda de discos y libros, Discoplay.

Gustav Ungerer, La defensa de Antonio Pérez contra los cargos que se le imputaron en el Proceso de Visita (1584), Zaragoza 1980, 120 páginas.
Publicado en el número 29 de la revista Temas Aragoneses, Ungerer sacó a la luz en 1980 su investigación sobre los manuscritos ingleses relativos a la figura de Pérez que completan el libro anterior. Gregorio Marañón nunca llegó a consultar esta documentación, no sabemos si porque la desconocía o porque pensaba que después de la persecución de Pérez no debía de quedar nada. Las referencias directas a la princesa de Éboli son continuas (Cargos 18-28), lo que ayudan a comprender mejor algunos aspectos de esta trama.

 

 

 

Especialmente interesante es el libro de James Mark Boyden titulado The Courtier and the King. Ruy Gómez de Silva, Philip II, and the Court of Spain. Se trata de una monografía especializada en la vida de Ruy Gómez con las lógicas referencias a la princesa de Éboli, editado por la University California Press en el año 1995. Desgraciadamente es un libro agotado aunque de reciente publicación. No obstante, es posible consultarlo de forma íntegra en la página de la Universidad de California. Y si es hábil, bajárselo entero. Para acceder a él solamente hay que pinchar en este enlace.

 

Dentro de la obra Felipe II: Europa y la Monarquía Católica, editada por José Martínez Millán, profesor de Historia en la Universidad Autónoma de Madrid, y publicada por la editorial Parteluz en el año 2000, encontramos entre las páginas 203 y 216 el capítulo "Los sucesos de la Princesa de Eboli durante su prisión en Pastrana".

 

VV.AA., Homenaje IV centenario San Juan de la Cruz. Fontiveros, 1542 - Úbeda, 1591, Pastrana 1991. En este libro de gran formato que se peude adquirir en el Museo Franciscano de Pastrana están las fotografías de los retratos de la Princesa conservados en este Museo. Entre sus páginas también podemos leer unas breves líneas introductorias a su perfil biográfico. Aquí vemos la reedición en un tamaño más pequeño del antiguo libro de gran formato.

 

Manuel Fernández Álvarez, en su magnífica monografía dedicada a Felipe II bajo el título de Felipe II y su tiempo, publicada por Espasa Calpe en 1998 (Madrid), podemos ver entre las páginas 841 y 855, el capítulo dedicado a doña Ana con el nombre de "El rey y la princesa". Prefiero el trabajo de Gregorio Marañón pero tampoco hay que perder de vista esta excelente obra. Uno de los detalles quizás más controvertidos de su trabajo y del que no propone ni una sola prueba es su reconocimiento de los supuestos amoríos entre doña Ana y Antonio Pérez o Felipe II.

 

Ricardo de la Cierva sacó en 1989 su libro Yo, Felipe II, publicado por la editorial Planeta. En él existe un capítulo que bajo el título de "Ana" nos acerca algunos detalles singulares de la vida de la princesa de Éboli y su relación con el monarca español. Aunque da por buenas una serie de "leyendas urbanas", como los amorías de doña Ana y el monarca o la paternidad real de Rodrigo, no deja de ser un trabajo serio, escrito además a modo de autobiografía, lo que da al libro un toque muy especial.

 

José García Mecadal, autor de una magnífica biografía de la princesa de Éboli a la que he hecho mención más arriba, también publicó Antonio Pérez, secretario de Felipe II. Una vida borrascosa (Madrid 1958). Aunque no está dedicada a nuestra protagonista, como es lógico, doña Ana de Mendoza y de la Cerda desempeña un notable papel en el trabajo de 92 páginas de este periodista y escritor zaragozano. En la actualidad el libro se puede encontrar en librerías de viejo o en ferias antiguas, bien en su edición de libro de bolsillo o bien dentro de la colección "Revista Literaria. Novelas y cuentos" año XXX, número 1.437, que es la edición que aquí propongo.

 

En 2004 ha visto la luz un extraño libro titulado Antonio Pérez y la princesa de Éboli aunque de ésta se habla más bien poco. Se trata de una reedición de un antiguo libro presentado ahora en un formato muy económico que se puede encontrar en mercadillos y libros de saldo. Su autor es Miguel Ávalos y está publicado en Barcelona por el Grupo Editorial G.R.M., S.L. Cuenta con una visión muy arcaica de la historia de la Princesa, dando por buenos testimonios como los que identifican a la modelo de las Venus de Tiziano con doña Ana.

 

 

 

© Nacho Ares 2009