RODRIGO DE SILVA Y MENDOZA (1562-1596)

En el Museo Franciscano del convento del Carmen, también llamado de San Pedro, se conserva el cuadro Profesión de los dos primeros descalzos de Pastrana. Junto a los príncipes de Éboli y tal y como reseña el pie del propio cuadro, aparecen representados sus hijos mayores. Éste que vemos aquí es Rodrigo de Silva y Mendoza aunque bien es cierto que se trata de un cuadro pintado en el siglo XVII por orden de su hermano fray Pedro González de Mendoza. Su cabello rubio fue uno de los detonantes que hicieron saltar la creencia de que se trataba de un hijo natural del rey Felipe II con quien doña Ana de Mendoza supuestamente había tenido un amorío.


Los condes de Pastrana continuaron con el primogénito de la princesa de Éboli, Rodrigo de Silva y Mendoza, segundo duque de Pastrana, al cual le supuso la leyenda negra hijo de Felipe II (algo difícil pues cuando su concepción la madre estaba de postparto, y por tanto en casa, y el rey Felipe II de luna de miel con la reina Isabel de Valois, de la que estaba enamorado). Juerguista y pendenciero en su juventud, llego a amenazar de muerte a su madre quien en el tema de la herencia favorecía a su hermano Diego. Abandona a su madre en 1580 y se casa cuatro años más tarde con Ana de Portugal y Borja. Fue menino de la Reina y con su cuñado (el duque de Medina-Sidonia, futuro jefe de "La Invencible") fue a África a recoger el cadaver del rey don Sebastián de Portugal. Pasó a Flandes como soldado en 1588, estuvo preparado para embarcar en la Armada Invencible, fue Capitán de lanzas y jefe de la caballería de Alejandro Farnesio, distinguiéndose en los combates. Murió cerca de Luxemburgo al ir al encuentro del nuevo gobernador el cardenal-archiduque Alberto.

Extraído de:
http://www.uam.es/personal_pdi/ciencias/depaz/mendoza/past2.htm
(Con permiso del autor José Luis García de Paz. Consúltese la web para actualizaciones)